¡Myrmidia y cierra Estalia! (relato de fantasy)

10 años 9 meses antes #44291 por Belo
Bueno hace un par de años, en un antiguo foro de fantasy llamado waradictos se pusieron a hacer un codex de fantasy inspirado en estalia o lo que sería la zona ibérica en el mapa del juego. Y me pidieron que hiciera un relatillo breve, de los que suelen meterse de trasfondo en los codex para hacerlos más amenos.

Bueno pues resulta que mirando entre mis papeles me he encontrado con el relato que escribí en su día y bueno no se si estará fuera de lugar ya que aquí se trata principalmente 40.000 pero os lo dejo por si os gusta.

¡Myrmidia y cierra Estalia!

El Gran Maestro de Campo había reunido a todo el Alto Mando en su tienda y habían estado planificando cómo llevar a cabo la orden de eliminar un ejército enemigo mucho más numeroso que el suyo. Eran las diez de la noche cuando se presentaron el Sargento Mayor, y brazo derecho de Don Álvaro, Francisco Mirantes; el Fiscal Militar Don Agustín Arganda; el Barrachel de Campaña Gervasio Vinegra; el Capellán Mayor Florencio Losada; el Furriel Mayor Don Diego Uriarte; el Cirujano Mayor Don Esteban Zugarrondo; y el Tambor Mayor Sebastián Fandiño.

-Como sabrán el Rey, nuestro Sr. nos ha encomendado acabar con esas sucias ratas llamadas Skaven que se dirigen hacia la capital del reino...

-Pero mi señor –le cortó el Capellán Losada-, no contamos con los suficientes efectivos para llevar a cabo tal empresa.


*****

Comenzaba a amanecer cuando se detuvieron. Una fría brisa, acompañada de la fina pero continua lluvia de la zona, helaba los huesos de jóvenes y veteranos que caminaban lo mas juntos posibles tratando de darse calor mutuamente.

-Toque formación.

La orden dada por el Conde-Duque Álvaro del Quintal se cumplió al momento; mientras las trompetas comunicaban la orden y los tambores doblaban al compás para mantener el orden; las diferentes compañías del ejército formaban en un amplio frente.

*****

-¡No podremos ganar! ¿No pueden entender que nos superan en una proporción de 8 a 1?

Era el Fiscal Militar quién hablaba. Para él la guerra se basaba únicamente en los números. Por algo era el encargado de las finanzas del Tercio Viejo de Zaraguz.

-Estoy de acuerdo con el maese Don Agustín Arganda. –continuó el Capellán Losada- Son demasiadas ratas para este ejército. No tenemos posibilidad. Debería ordenar volver y...

-¡¿Volver?! ¡Voto a Cristo que antes os corto ese pellejo arrugado de religioso que tenéis por cabeza que permitir que esas sucias ratas merodeen estas tierras por más tiempo!

Diego Uriarte era un vascón de muy mal genio que no soportaba la cobardía.


*****

El ejército se había dividido en dos compañías. Al mando de la primera se hallaba el Gran Maestre, mientras que El Campesino-como llamaban al Sargento Mayor por su alta graduación sin ser noble-, estaba al mando de la segunda.
Las dos divisiones juntas formaban una línea de 288 soldados con 6 filas de profundidad. En total casi 2000 estalianos dispuestos a morir por un Rey tirano y por una tierra que no les había dado nada, solo la certeza de morir con honor.

*****

-¡Si hemos de morir! Moriremos con honor.

-No hay honor en la muerte -le cortó el doctor Esteban a su compadre vascón- créeme Diego, he visto demasiadas y ninguna fue honorable. Se vive honorablemente.

-¿Entonces vos estáis conmigo maese Esteban? –preguntó el capellán sin ocultar su satisfacción.

El médico miró directamente a los ojos de todos y cada uno de los allí presentes. El Fiscal Militar y el Capellán mayor estaban a favor de una retirada, mientras que Don Diego y Sebastián Fandiño –el Tambor Mayor y portador del estandarte- creían que deberían vender caro el pellejo, que lo mismo era morir en ese lugar que en el castillo. El Sargento Mayor aun no había hablado, pero todos conocían su bravura y seguramente ya había pensado alguna estrategia para el combate. La única incógnita era Gervasio Vinegra.


*****

El Campesino avanzaba por la primera línea de combate arengando a sus soldados. La lluvia que caía rebotaba en los coseletes y los cascos produciendo un tintineo constante, como si miles de hadas con diminutos tamborcillos danzaran alrededor del tercio.

-¡Buenos días Jorge de Guzmán! Veo que te has levantado a tiempo hoy y te has puesto en primera línea. Hoy será un gran día. Podrás degollar tantas ratas como se te pongan a tu alcance y vengar a tu padre, muerto hace ahora un año.

-La primera rata mal nacida que se ponga delante se llevara de recuerdo dos palmos de mi espada Señor -gruñó el piquero mientras los hombres a su alrededor sonreían y asentían.

-Vuestro padre no esperaría menos de vos. -el sargento se calló un momento y tras echar una ojeada a sus soldados dirigió la vista al frente a donde una numerosa horda enemiga estaba comenzando a llegar- Camaradas, el día de hoy tendremos un hueso duro de roer.

-Peores hemos roído -zanjó otro veterano.

Y Francisco lo sabía bien. Muchos de ellos eran soldados expertos que habían combatido en la toma de Verin o defendido Almágora de los Árabes.

*****

Cuando los ojos del doctor se detuvieron en el hombre enjuto de gran mostacho, este suspiró con fastidio e hizo un gesto de resignación que venía a decir “yo a donde mande el Gran Maestro, que lo mismo da morir aquí que en otro lugar”.
El Barrachel era un hombre callado de esos que nunca recuerdas que estuvieran en ningún lado, salvo cuando se avecinaban los problemas. Entonces recuerdas que fue él quien impidió que un sigmarita te diera un tajo por la espalda mientras tenías tus más y tus menos con otro o cuando, defendiendo Almágora de una incursión Árabe, y dando todos por perdida la plaza se prestó voluntario junto con varios de sus hombres para ir en busca de ayuda y al amparo de la noche salió en busca de ayuda. Siendo el único de los diez hombres que logró atravesar el cerco al que estaban sometidos y traer la ayuda necesaria para expulsar a los invasores.
De aquella batalla le había quedado a Gervasio una cojera, a causa de una flecha arabesca, que no hacía sino inspirar un mayor respeto entre los hombres del Tercio de Zaraguz. A pesar de ser el encargado de la disciplina del campamento y haber ajusticiado a varios de sus camaradas.
Finalmente el doctor habló:

-En estas estamos pues. Necesitare de vuacé la palabra de que podré trabajar sin interrupciones. -dijo el cirujano con mucha flema mirando a los ojos del Gran Maestro.

-Yo la doy -respondió Don Álvaro del Quintal.

Con la palabra del Conde-Duque aun resonando en la tienda el médico miró a Don Diego y continuó:

-Tanto Diego como yo queremos montar el campamento lo más próximo del lugar donde se desarrollará la escaramuza.

La última palabra la soltó con cierta ironía, pues pensaba que los que la considerarían una escaramuza serían los Skavens, que verían en un Tercio de no más de 2000 hombres un simple obstáculo fácil de superar en su camino hacia la capital del reino.

-Parece que ya está todo dicho -concluyó el Gran Maestro -Sargento Mayor, si vuestra merced tuviera el placer de explicarles el plan que trazó ayer conmigo...

-Nuestros piqueros irán desplegados en...


*****

Las dos primeras filas de la división del Conde-Duque estaban formada por los piqueros más veteranos. En total noventa y seis hombres con sus picas preparadas para soportar la carga de las ratas. En cada flanco se habían desplegado otras seis filas con dieciséis ballesteros astures en cada una y en los flancos de estas otras seis filas de treinta y dos arcabuceros dispuestos a abrir fuego y acabar con cuanto enemigo se pusiera a su alcance.
El Gran Maestre contaba además, con dos cañones que habían sido apostados en su flanco izquierdo, en lo alto de una colina, y que abrirían fuego de un momento a otro.
El Sargento Mayor se debía de encargar de velar por el lado derecho, y para ello contaba con los mismos efectivos que su Señor desplegados de la misma forma, más un cañón imperial en su flanco derecho y un reducido contingente de ciento cincuenta caballeros con barda, que se encontraban escondidos detrás de la división, esperando una orden para aparecer por sorpresa cuando los skaven menos los esperasen.

*****

-Bien, ¿Ha quedado claro lo que toca a cada uno? -preguntó Don Álvaro sin perder ni un ápice la compostura.

Todos asintieron, algunos con la cara blanca, ante lo que se les vendría encima en unas pocas horas.

-Entonces está todo dicho -continuó el Gran Maestro-. Fadiño, comunique las órdenes a todos los capitanes y que esté todo presto para dentro de un par de horas a lo más tardar.


*****

Los tres cañones comenzaron a escupir fuego casi simultáneamente. Mientras un ejército de casi 10.000 skavens se desplegaba en un inmenso prado preparándose para lanzarse como una ola gigante contra un puerto pequeño e indefenso.
La lluvia comenzó a caer con más fuerza, Los soldados se encontraban empapados, pero ya no tenían frío. Sabían que eran lo único que se interponía entre esas sucias alimañas y Vizeaya. Y estaban dispuestos a vender caras sus almas y llevarse consigo tantas ratas como pudieran.

-¡No os mováis!

-¡Esperaremos a esas ratas aquí!

-¡Aguantad!

Las órdenes las daban los diferentes capitanes en su unidad procurando que cada soldado mantuviese la línea y estuviera bien dispuesto para el combate.

Entonces las ratas se lanzaron a la carga. Una oleada de casi tres mil ratas se lanzaron gritando en un idioma ininteligible mientras las filas de la infantería estaliana impávidas en la llanura de Azuara, con el tambor que redoblaba a sus espaldas.

-¡Fuego de arcabuz! -ordenaron al unísono El Gran Maestro de Campo y El Campesino- ¡Y que se preparen los ballesteros!

Ciento veintiocho arcabuceros dispararon al unísono a los flancos (sesenta y cuatro de cada división), llevándose por delante a muchas ratas que aún se hallaban a una gran distancia para entender lo que allí ocurría. Rápidamente los arcabuceros se movieron y fueron a la fila de atrás a recargar sus armas, mientras la segunda fila efectuaba su disparo, y tras ellos la tercera, la cuarta, la quinta, la sexta y nuevamente la primera fila.
Cuando los skaven estuvieron lo suficientemente cerca, se les unieron los ballesteros Astures que empezaron a disparar, siguiendo el ejemplo de los arcabuceros. Que no cesaban de disparar y rotar, como si de una máquina escupe fuego infernal se tratara.
Cuando las ratas se encontraban a unos pocos metros, todos los arcabuceros y ballesteros se prepararon para recibir la carga al grito de:

-¡San Luis y cierra, Estalia!

Las picas fueron las primeras en dar la bienvenida a los skaven, decenas de ellas empalaron a las ratas que no pudieron escapar al ser empujadas por sus compañeras que huían de los disparos de arcabuz y de ballesta.
El Barrichel Vinegra si encontraba en la primera fila, soportando la carga con los piqueros. Tras atravesar la cabeza a una rata y clavársela a otra en el estomago la soltó y con mucho temple sacó su espada y la daga y se dedicó a dar tajos, primero a ciegas, llevándose a todo lo que se le ponía por delante.
El siniestro concierto de acero que ocurría a su alrededor parecía no ir con él, o si acaso él parecía el director de orquesta que, con su espada, dictaba los compases: Huesos que se partían, sonidos guturales de gargantas rajadas... Y al fondo, tras las filas que permanecían firmes en torno a la bandera del Tercio de Zaraguz, el redoble orgulloso del tambor batiendo por Estalia.
Entonces los Skaven comenzaron a retroceder, y los soldados estalianos, empezaron a avanzar firmes hacia ellos.

-¡A ellos, a ellos!... ¡Cierra Estalia!... ¡Cierra!

Ambas divisiones habían aguantado la primera acometida, con muchos de los hombres de las primeras filas muertos, sin retroceder un solo palmo.
Los soldados jóvenes aplaudieron y rieron, pero los veteranos, que ya se las habían visto en mejores situaciones -como Gualcazar, cuando, gritando “¡Por el Rey, San Luis y cierra Estalia!” cayeron ante una horda de ratas desprevenidas que tuvieron que salir huyendo, no sin antes decir esta boca es mía y llevarse por delante a casi la mitad de la compañía.- miraron serios a lo lejos intentando adivinar por donde realizarían el ataque de verdad, el que acabaría con ellos.

[i:2r3ri36n]La guerra no consiste en que mueras por tu bandera, consiste en hacer que tus enemigos mueran por la suya.[/i:2r3ri36n]
[img:2r3ri36n]http://img214.imageshack.us/img214/6268/24myf5jjpg.gif[/img:2r3ri36n]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #44292 por Neithan
oye y tienes la lista de ejercito?como teniais pensado representar a las tropas? CUENTA MAS SOBRE EL TEMAAAARR

En el mundo hay tres tipos de personas:las que saben contar y las que no.
Fdo:H.J.S.
<!-- m --><a class="postlink" href=" w1.artyria.es/signups/add?subid=ref1038 "> w1.artyria.es/signups/add?subid=ref1038 </a><!-- m -->
[img:1atbouy4]...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #44293 por Belo
Pues tendría que ponerme a buscar a ver si tengo el pdf resultante... aunque con el formateo que tuve que realizar hace un par de años creí haber perdido todo... por eso me sorprendió encontrar éste relato...

El codex estaba influenciado, obviamente, por el del imperio, aunque tomaba mucha historia tambien de bretonia (que sería el país fronterizo por el norte) y de relatos e información que se fue encontrado de los reinos del sur (donde se encontrarían los reyes funerarios y algun que otra raza arabesca).

Recuerdo que alguien encontró información sobre que estalia se encontraría, de acuerdo con el calendario imperial, asolada por guerras civiles internas por una invasión casi simultanea de orcos y skavens.

Seguiré buscando y si encuentro el PDF ya te lo colgaré por aquí... mientras tanto, disfrutad del relato.

[i:2r3ri36n]La guerra no consiste en que mueras por tu bandera, consiste en hacer que tus enemigos mueran por la suya.[/i:2r3ri36n]
[img:2r3ri36n]http://img214.imageshack.us/img214/6268/24myf5jjpg.gif[/img:2r3ri36n]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #44295 por Neithan
Acias, y no te dije nada pero mola el relato, eso de "sin decir esta boca es mia" me recordo bastante a alatriste:silly:

En el mundo hay tres tipos de personas:las que saben contar y las que no.
Fdo:H.J.S.
<!-- m --><a class="postlink" href=" w1.artyria.es/signups/add?subid=ref1038 "> w1.artyria.es/signups/add?subid=ref1038 </a><!-- m -->
[img:1atbouy4]...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #44301 por Grimne
¡Me ha gustado mucho la mezcla de El Capitán Alatriste y los Skavens! :laugh:

Debería encajar mal, pero a pesar del bizarro transfondo de Warhammer Fantasy me parece que casa sorprendentemente bien.

¡Felicidades!

[img:3ppbkf6b]http://img33.imageshack.us/img33/6517/firma2joy.jpg[/img:3ppbkf6b]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #44307 por Belo
Jajaja muchas gracias, la verdad que el trasfondo al estar basado en los tercios viejos y en esas épocas de las novelas de alatriste me serví del aire que le da Reverte :P

y creo que esa puede ser la plabra que define a la perfección la idea... una mezcla bizarra jajaja.

[i:2r3ri36n]La guerra no consiste en que mueras por tu bandera, consiste en hacer que tus enemigos mueran por la suya.[/i:2r3ri36n]
[img:2r3ri36n]http://img214.imageshack.us/img214/6268/24myf5jjpg.gif[/img:2r3ri36n]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.246 segundos