PJ del Juego de Rol de Vikingos

9 años 8 meses antes #55333 por Hidden
Mi personaje para una partida de Vikingos (Runequest). Traté de hacerlo lo más realista posible sin quitarle encanto o epicidad. Hay varios detalles que son auténticos, como su apellido, los nombres que aparecen en el relato y alguna que otra traza de cómo vivían los Vikingos (desde un punto de vista guay, obviamente)


Svala Hrafnkelldottar

Llegué al mundo una noche de invierno, fría y con ventisca. Mi padre se había casado el año anterior con mi madre Arndis, puesto que su otra mujer Jora se había quedado estéril por culpa de la edad, aunque por aquel entonces aún era joven y su vientre había dado a mi padre cuatro vástagos fuertes y sanos como robles. Esa noche me contaron que mi padre estaba en el salón con otros hombres que trataban de agarrarlo y emborracharlo al mismo tiempo, porque los gritos de parto de mi madre se oían incluso entre el viento que aullaba en el tejado. Mi tía Helga me dijo que era un asunto difícil porque era un bebé grande y venía de nalgas, pero que mi madre aguantó casi toda la noche y al final consiguieron sacarme entre llantos cuando ya no podía aguantar más. Por eso es que mi madre camina con la espalda torcida y se agota deprisa, consumida por aquel nacimiento.
Mi padre dijo que era un bebé grande, fuerte y con el aliento de una ballena. Cuando lloraba se me oía desde lejos, y cuando reía contagiaba de alegría a todo el mundo. Esta historia me la ha contado así mi tía Helga, que sólo había tenido dos hijos que se habían hecho ya mayores y la habían abandonado, así que no puedes fiarte de lo que cuenta. Eso no lo recuerdo. Pero sin embargo sí recuerdo a Bergdora y a Hallbera. Teníamos cerca de ocho años y se enfadaron cuando tío Thorvald, que era hermano de mi padre, me regaló una piel de marta blanca como la nieve para hacerme una manta. Ambas me empezaron a llamar Durs, la Gigante. ¡Ya les sacaba a ambas casi un palmo de alto! Thorvald era un bardo bastante bueno al menos mientras estaba sobrio, al que le llamábamos Mjöksiglandi porque había viajado más allá de las nieblas y las montañas. Y resulta que me dijo que había visto ciudades de oro y pueblos que los habitaban hombres de cabeza de oso, y había comido en los castillos de los reyes de Castilla, había navegado por un mar en el que el agua parecía aceite, y había visto tierras en las que los ríos eran de hidromiel en vez de agua. Era un bufón y un auténtico charlatán, pero era simpático, y cuando el tío Thorvald nos contó a las tres la historia de cómo Thor luchaba contra los Gigantes de Hielo sobre el arcoíris, blandir una enorme espada entre las nubes se me antojaba totalmente posible. ¡Y quién sabe! ¡Posiblemente para entonces fuese incluso más grande y fuerte que un Jotun!
Por ese motivo quizás haya crecido un poco orgullosa, orgullosa de mi altura, cuando debería haber sido algo más tímida y cuidadosa. Bergdora y a Hallbera al final se quedaron a la altura de mi hombro, pero pronto encontraron pretendientes y varios muchachos venían de lejos para rondarlas en cuanto tenían ocasión. A veces me hacían acompañarlas al río a lavar, porque los muchachos no se atrevían a acercarse cuando estaba yo cerca. Era más alta que todos ellos y tenía los brazos fuertes, y a demás siempre llevaba una vara por si se quedaban demasiado cerca. Así pasábamos el tiempo hasta que Hallbera se casó con Ivar, el hijo más joven de Harek, y se fue a vivir a lo alto de la montaña. Pronto tuvo un hijo que darle a Harek, pero lo que verdaderamente cambió ese año fue que para Bergdora y a mí se nos hizo evidente que pronto otro muchacho vendría a sacarnos de la casa de nuestro padre. Ambas esperamos aún un año más, y a hablamos muchas veces sobre ello. Bergdora decía que yo era más bonita, y yo la decía que ella tenía unas caderas más anchas, pero ambas estábamos a la vez un poco nerviosas y temerosas de quedarnos solas y no conseguir marido.
Entonces vino Kolbeinn Piel de Oso, un viejo conocido de mi padre. Decía que venía de lejos, que había encontrado tierras nuevas y que buscaba esposa para establecerse allí. Era alto, fuerte, pelirrojo y llevaba adornos de oro en la ropa. Ambas asistimos al banquete de bienvenida entusiasmadas, nerviosas, y prácticamente mudas. Kolbeinn trajo su propia cerveza y licores de sabores extraños, telas de allende los mares e incluso saquitos de especias de olores indescriptibles. Mi padre rió con Kolbeinn, bromeó con Kolbeinn, recordó viejos tiempos con Kolbeinn, pero tres días después seguía sin darle una respuesta. Al cuarto día, el padre de Bergdora la ordenó preparar el ajuar y ambos se casaron al día siguiente.
Y entonces me quedé sola. A veces subía a ver a Hallbera a su casa, pero se había convertido en una matrona regordeta cargada de niños, y no tenía tiempo para nadie. Por fin una noche me encaré a mi padre y le exigí saber por qué me retenía en casa. Por qué no había sido yo la que se marchase con Kolbeinn. Y mi padre callaba, y entonces yo grité enfurecida, y mi padre se levantó y de un revés me estrelló la mano en la cara y me tiró al suelo.
Helga me contó más tarde que había sido precisamente por conocer a Kolbeinn por lo que no me había permitido casarme con él en lugar de Hallbera. Era un hombre en quien no confiaba, y no iba a permitir que su hija se marchase con él simplemente porque había presentado un montón de riquezas exóticas en su visita.
Nunca hablé con padre de lo que pasó aquella noche, pero decidí compensarle como pude. Me volví más sensata, más fuerte y más cauta. Empecé a aprender a gobernar la casa, nuestras costumbres y las de los Dioses. Serví su mesa en lugar de mi madre como muestra de que estaba esforzándome en aprender, e incluso cogí una espada para probarle que podía con cualquier cosa que me encomendase. Y aún espero la oportunidad para hacerlo.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

9 años 8 meses antes #55334 por Arkandas
Es tu personaje, bastante has hecho con currártelo un poco, pero si quieres algo más de realismo... El apellido terminado en -dóttir. Por cierto que lo normal, incluso hoy día, es cambiarte el apellido para ser reconocido por tus hechos, no por los de tu padre.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

9 años 8 meses antes #55338 por Hidden
:S

-dottar: significa 'hija de'. Por otro lado es un personaje recién creado. ¿Cómo quieres que tenga un nombre famoso si no ha salido de su pueblo?

/facepalm

De todas formas, en su pueblo la llamaban "Durs, la Gigante". Creo que lo he mencionado ya.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

9 años 8 meses antes #55339 por Archipirómano de Charadon
Hidden escribió:

:S

-dottar: significa 'hija de'. Por otro lado es un personaje recién creado. ¿Cómo quieres que tenga un nombre famoso si no ha salido de su pueblo?


Incorrecto. Como bien te ha dicho Arkandas, el término es "dottir" o "son" si fuera varón.

"Purifica al spammer, quema al maleducado, ejecuta a los usuarios de lenguaje SMS" Ordo Moderatus Imperialis.

[img:or6gs5na]http://img412.imageshack.us/img412/1056/ejrcitosdefantasyij4.gif[/img:or6gs5na]
[img:or6gs5na]http://img147.imageshack.us/img147/8107/seriesdiferentesuh2.gif[/img:or6gs5na]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

9 años 8 meses antes #55342 por Arkandas
dóttir significa Hija de, dottra significaría "de las hijas" pero en una declinación antigua. Añade mi señora al respecto que -dóttir es de islandeses y por tanto de paletos, -dotter es el apellido que querría llevar una buena hija de las tierras del Norte.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

9 años 8 meses antes #55343 por Archipirómano de Charadon
Aquí si no hablas danés antiguo no eres nadie :(

"Purifica al spammer, quema al maleducado, ejecuta a los usuarios de lenguaje SMS" Ordo Moderatus Imperialis.

[img:or6gs5na]http://img412.imageshack.us/img412/1056/ejrcitosdefantasyij4.gif[/img:or6gs5na]
[img:or6gs5na]http://img147.imageshack.us/img147/8107/seriesdiferentesuh2.gif[/img:or6gs5na]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.241 segundos