LA LIBERACIÓN DE BONAVENTURE

10 años 11 meses antes #44052 por Ultimo custode
Oye si alguien me puede responder a esta duda le estaria muy agradecido: ¿Donde estan los sistemas donde se desarrollan las campañas de los mundos de Sabbat? xk me lei hasta el tercer libro, y a lo mejor no preste muxa atencion pero no me quedo muy claro x no decir que no me entere. XD

Gracias

"Yo doy sueños a los hombres y los hombres se dirigen por sus sueños"
Comandante Solar Macharius

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 11 meses antes #44053 por Ultimo custode
Por cierto, magnifico relato

"Yo doy sueños a los hombres y los hombres se dirigen por sus sueños"
Comandante Solar Macharius

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 11 meses antes #44054 por Grimne
Respuesta de Grimne sobre el tema Ref:LA LIBERACIÓN DE BONAVENTURE
¡Qué bueno! Me hace recordar con orgullo a mis 2 escuadras de Comandos. Espero que limpien los túneles. Metafóricamente hablando, claro.

[img:3ppbkf6b]http://img33.imageshack.us/img33/6517/firma2joy.jpg[/img:3ppbkf6b]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #45128 por Konrad
Respuesta de Konrad sobre el tema Ref:LA LIBERACIÓN DE BONAVENTURE
[i:22we2d0a]Día 9. 3:00h[/i:22we2d0a]

Sin tan siquiera inmutarse, el comisario Mayr siguió fumando su cigarrillo cuando oyó el chirrido del metal al abrirse la puerta detrás de él. Seguía sentado en su silla, reposando tranquilamente, degustando cada calada que daba a su pitillo, con las piernas estiradas. Oyó las botas golpear el suelo, y vio como una figura se situaba delante de él, y saludaba de forma marcial.

-Se presenta el cadete comisario Jonathan Hennig, señor.

Rígido y enfundado en su uniforme de faena, Hennig mantenía el saludo. Era un hombre de poco más de veinte años, alto, delgado y de piel pálida, con uniforme almidonado y un fajín de color azul brillante propio de su rango. Saludaba firmemente con la mano derecha, y bajo el brazo izquierdo llevaba un fajo de papeles. A un gesto de Mayr, se relajó y dejó las hojas sobre la mesa, delante del comisario.

-Hágalo entrar.- Dijo Mayr sin quitar ojo de los informes.

Hennig saludó de nuevo, y se dirigió a la puerta. La abrió (de nuevo se oyó el chirrido de metal) y puedo oír cómo invitaba a alguien a entrar. Oyó los pasos de más botas mientras seguía ojeando los informes. Levantó los ojos cuando vio que tenía alguien enfrente.

Hennig a su izquierda, a un lado de la mesa. Frente a Mayr se encontraba el prisionero. A ambos lados, dos gigantes de mirada pétrea con el uniforme de las tropas de asalto de austero color gris oliváceo y boinas del color del vino tinto. Del cinturón de cada uno de ellos colgaba una porra de energía y una pistola infernal. Con los brazos sostenían al individuo que iba entre ellos.

Era una cabeza más bajo que sus guardianes, pero mucho más impresionante. Llevaba un uniforme de faena con el mismo corte que el de cualquier unidad de la guardia imperial, con pantalones anchos y una guerrera abrochada por una hilera de botones lateral. El uniforme estaba sucio y apestaba a sudor y humo, pero bajo la mugre se distinguía claramente su color rojo oscuro. Pero lo más impresionante era su cara.

En otro tiempo llevaría el cráneo rapado, pero el pelo y la barba cortos de color rubio pálido ya empezaban a asomar. Tenía la piel de un color blanco mórbido, con oscuros moratones de un vívido color violáceo a lo largo del cuello y cara. Una costra de sangre seca se formaba sobre la ceja de su ojo izquierdo, lo que lo obligaba a mantenerlo entrecerrado. No obstante, sus dos ojos grises, con el iris casi blanco, despedían una fuerza y un odio incomparables.

-Que se siente.

Hennig acercó una silla frente a la mesa, y la puso detrás del prisionero. Con un gesto le indicó que se sentara, pero éste no lo hizo. Sus guardias le forzaron a que se sentara, pero él se negó, y se mantuvo firme. Sin duda no era la primera vez que se resistía a obedecer, pues lo soldados, ya hartos de aquello, no insistieron mucho. Uno de ellos sacó su porra de energía y le lanzó una descarga al cuello. El hombre por unos instantes se desplomó, y los guardias aprovecharon para sentarlo sobre la silla.

-Las manos sobre la mesa.

Los soldados los cogieron de los brazos y pusieron las manos sobre la mesa. Las pesadas esposas hicieron un ruido seco al golpear la madera. Sus manos eran grotescas: los dedos eran largos y delgados, pero los nudillos y el dorso estaban grotescamente hinchados por el tejido rosa pálido de antiguas cicatrices.
Mayr tomó entre sus manos la primera hoja del informe y empezó a hablar con el hombre sentado enfrente de él.

-Según esto, usted es Urodon Sokal, demigaur o coronel del Pacto Sangriento, capturado por soldados de la Brigada Mixta 46 de Samotracia, el día 280 del año 778 del M41, según el calendario imperial.- Dejó la hoja sobre la mesa.- Bien, Sokal, te hemos traído aquí no para tener una agradable charla, sino para obtener tu colaboración en algunos aspectos.

Sokal clavó sus ojos. Parecía imposible que sus ojos pudieran cargarse de más odio, pero así fue. Su mirada era asesina, a la par que calmada. Sus palabras eran poco más que un susurro.

-Shiet vikk na phegguth. Viet sheik voi na seggan, seggan tha vier.

Hennig acercó la cabeza a Mayr.

-Señor, ¿llamo a un traductor?

-No hace falta, muchacho. Según los informes, este tipo sabe hablar nuestra lengua. Bien, Sokal, ¿qué acabas de decirnos?

Sokal clavó de nuevo su mirada impasible en Mayr.

-He dicho que porr mucho que usted lo piense, o lo digo, no soy un trraidorr. Y que si no estuvierra cargado de cadenas, ahorra mismo saltarría sobre usted y le arrancarría los ojos y le devorrarría el corrazón.

Mayr aguantó el desafió sin responder.

-Ah, no eres un traidor. Cierto. Eres miembro del Pacto Sangriento. Leal hasta la muerte a tu arconte. Dime pues cómo es que estoy hablando con el oficial de mayor graduación enemigo capturado hasta ahora.

Sokal se quedó mudo. El veneno de su mirada seguía aumentando.

-Explícame cómo fuisteis capturados tú y tus hombres. Según tengo entendido, os cortaron la retirada. Qué extraño. ¿El Pacto no se retira jamás, verdad?

Su furia estalló.

-¡Quién es usted parra juzgarrme! ¿Quién se crree que es? Clarro que no lo entiende. ¡Usted es phegguth! ¡Phegguth parra sus hombrres! – Se calmó.- Deje que se lo explique. Conozco su lengua. Me la enseñó un soldado del Pacto, un herrmano mío. Había sido Guarrdia Imperrial. Se paso al Pacto porrque admirraba al grran Arconte, a nuestrro padrre Nadzybar. Él nos dirrige personalmente a la batalla, no se queda dejando crrecerr su gorrdo trraserro en un despacho, como hace gente como usted.

Mayr hizo un gesto. Uno de los dos guardias tomó a Sokal por la nuca y estrelló su cara con fuerza contra la mesa. Se oyó un crujido de huesos rotos, y por su boca salió un chorro de sangre acompañado de varios dientes. Agarrándolo por el cuello, le volvió a levantar la cabeza.

-No estás en condiciones de faltarme al respeto. Vuelve a hacer otra estupidez por el estilo, y te enterarás de lo que vale un peine. ¿Entendido?

La única respuesta de Sokal fue un proyectil de sangre y saliva que se estrelló sobre el pecho del uniforme de Mayr. La reacción de los dos soldados fue inmediata. Arrojaron la silla y el prisionero al suelo y desenfundaron las porras de energía. El aire crepitó ligeramente cuando éstas se cargaron, y el aire olió a ozono. Empezaron a golpearlo.

-¡Basta, basta!- Gritó Mayr. Los soldados no le hicieron caso. Desenfundó su pistola y disparó al aire. El ruido ensordecedor los hizo parar.- Levanten a éste hombre y pónganlo de nuevo ante mí. Y vayan con cuidado, o van a recibir un expediente disciplinario.

Con gesto contrariado, los soldados volvieron a sentar a Sokal frente a Mayr. Nuevas marcas lívidas señalaban dónde había recibido las descargas de las porras.

-Oyeme, escoria. Si no he dejado que estos dos acabaran decorando el suelo de esta sala con tu cerebro, es porque la sangre es difícil de limpiar. Así que escúchame: o colaboras, o yo mismo te arranco la piel a tiras. ¿De acuerdo?

La expresión de Sokal cambió. El rictus de su cara se modificó, mientras sus músculos se deformaban esforzándose por hacer un gesto que debieron haber olvidado hace tiempo. Poco a poco, asomó una mueca, que fue tomando forma. Aquello sorprendió a Mayr: sonreía. Sokal le sonreía.

Y la sonrisa era aún más amenazadora que su mirada asesina de unos segundos antes.

-Usted necesita mi información. Lo sé. Perro que se la dé o no, depende de mí. Así pues, tiempo al tiempo. No soy yo quien está contrra las cuerrdas. Quizás ya no está tan clarro quién puede plantear las condiciones. ¿No crree?

Mayr se dirigió a los dos guardias.

-Llévenselo a su celda. No cierren la luz ni le den agua. Asegúrense de que no puede pegar ojo en toda la noche.- Clavó sus ojos en Sokal.- Acabarás hablando, jodido hereje, ya lo verás.

La cara de Sokal se deformó del todo, mientras estallaba en una carcajada. La carcajada más grotesca que jamás había oído Mayr. Ni siquiera un puñetazo en toda la cara de uno de sus celadores le hizo callar. Los dos hombres los tomaron de los brazos y se lo llevaron arrastrando. Hennig saludó a Mayr, y les siguió. La puerta se cerró con un golpe tras él.
Se sentó en la mesa y empezó a leer más detenidamente los informes. Quería encontrar el modo de sacarle información a aquel condenado.

Mientras leía, se percató de que aún se oían las carcajadas dementes de Sokal.

Envio editado por: Konrad, el: 2010/03/04 20:21

[img:rl5ziuli]http://i674.photobucket.com/albums/vv106/feofitotu/shooter-1.jpg[/img:rl5ziuli]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #45177 por Grimne
Respuesta de Grimne sobre el tema Ref:LA LIBERACIÓN DE BONAVENTURE
Me recuerda a ése momento del último libro de los Fantasmas de Gaunt "Hasta la Muerte" en el que el Pacto Sangriento les interviene las comunicaciones y les empieza a mandar SMS:

"gooohrrrr... ¡GOOOOOOOOOHRRRRRRRRRHHHH!"

No sé lo que será pero acojona al leerlo. :unsure:

[img:3ppbkf6b]http://img33.imageshack.us/img33/6517/firma2joy.jpg[/img:3ppbkf6b]

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

10 años 9 meses antes #45181 por Sidex
Respuesta de Sidex sobre el tema Ref:LA LIBERACIÓN DE BONAVENTURE
A mi me a recordado al libro la cruzada de los mundos de sabbat jeje, estos tios del pacto sangriento tienen estilo XD

<!-- m --><a class="postlink" href=" www.labibliotecanegra.net/v2/index.php?o...d=24064&catid=15 "> www.labibliotecanegra.net/v2/ind ... 4&catid=15
<!-- m --><a class="postlink"...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.192 segundos